La ciudad y los huecos eternos

El artículo se publicó en El Espectador

Absolut Bogotá

Absolut Bogotá

Hace unos días, regresando de vacaciones, encontré mi carro pinchado. ¿Qué hacer? Nada, resignación, cambiar rápidamente la llanta y dirigirme inmediatamente al montallantas. Valor del arreglo: $49.000. Tocó vulcanizarla, doble parche, cada uno a $19.000 más mano de obra. Precios del norte de la ciudad. Alguna vez un taxista me decía que por $10.000 le hacían la vuelta. Da igual, a todos nos drenan dinero.

Lo más lamentable es la pérdida de nuestro valioso tiempo con amigos, familia, esparcimiento y productivo. También se va nuestra capacidad de aguante y tolerancia ante el caos de la ciudad.

Uso muy ocasionalmente el auto, pero cuando lo hago, y procurando cuidado, igual me es imposible evadir los $$*&* huecos. No habían pasado dos días y ¡tenga!, caigo en uno en plena Séptima con calle 67, costado Norte-Sur. Gigantesco, de los estalla llanta y dobla rines. Cráter. Son trampas que no avisan. ¡No hay derecho! Ni la arteria principal de la ciudad se salva de este padecimiento.

Y entonces vuelven el malestar, la rabia, la impotencia y la resignación. A visitar de vuelta a los amigos del montallantas. Más tiempo y dinero extraviados. Más bronca con esta ciudad y la ineficaz y mediocre gestión de su gobierno.

Pasadas tres semanas el hueco sigue ahí. Por supuesto, más grande y amenazador. ¿Por qué no se adopta un sistema de contratación para el mantenimiento de la malla vial que en efecto garantice su mantenimiento rutinario? Por ejemplo, que se les pague a los contratistas contra la permanente buena condición de las vías, con pagos periódicos basados en resultados; es decir, basado en el buen estado de las vías. Se deja de pagar por intervención y volumen, y comenzamos a pagar por servicio y calidad

¿De qué nos sirve reparar las vías si al poco tiempo reaparecen los huecos? ¿Por qué vías que están en buen estado son reparchadas sistemáticamente, mientras vías con huecos de tamaño considerable permanecen sin atención? La cuestión es de incentivos.

Esquemas de contratación que recogen estos principios (contratación por niveles de servicio) han sido utilizados con éxito en Canadá, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Argentina, Perú, Chile, y otros.

___________________

El reclamo ciudadano por el deterioro de la malla vial es absolutamente legítimo. No es capricho.  La administración de la ciudad necesita adoptar un sistema más efectivo, transparente y permanente de mantenimiento de la malla vial; de tapar sus huecos. Basta de excusas coyunturales como el invierno. A este problema crónico, que desangra sistemáticamente de recursos a la ciudad y a sus ciudadanos, que tanto afecta la movilidad y pone en riesgo vidas humanas, y agota nuestra paciencia, se le puede y debe poner fin.

**En días recientes, después de escrito el artículo, el hueco que lo inspiró finalmente fue tapado. Agradecer al IDU y al nuevo gobierno de la ciudad. Atender el corto plazo no deja de ser importante, pero esta es una problemática que requiere de una solución estructural para el mediano y largo plazo. 

About these ads

4 Respuestas a “La ciudad y los huecos eternos

  1. Pingback: La ciudad y los huecos eternos | Combo 2600

  2. Por poner un ejemplo: si los cimientos de tu casa son debiles y malos, estan mal hechos, tu casa cedera y se rajaran las paredes y asi estaras reparando tu casa toda la vida, pues eso pasa y ha pasado con las vias de Bogota, durante toda su existencia como ciudad y capital y asi pasa en la mayoria de las ciudades de Colombia, esto es propio de paises subdesarrollados, donde los gobernantes lo unico que hacen es robarse los dineros.

  3. Pingback: La ciudad y los huecos eternos - Combo 2600

  4. Juan Manuel Acosta Rodriguez

    Estimado doctor Petro.

    Quiero llamar su atención para informarle que la ciudad de Bogotá cada día que pasa se deteriora más, especialmente en lo que tiene que ver con las vías, hay muchas personas como yo que cancelan de una forma puntual los impuestos y las valorizaciones que se decretan y no vemos que todos estos valores pagados se inviertan adecuadamente en el mantenimiento de la malla vial. Quisiera mencionarle muchos sectores de la ciudad que se encuentra en estado deplorable, pero solamente quiero mencionarle algunos pocos lugares con el fin de que se sirva solicitar al instituto de desarrollo urbano la revisión y el restablecimiento de todas estas vías para que los ciudadanos capitalinos que queremos a esta ciudad nos sintamos cada día más cómodos, seguros y orgullosos de vivir en nuestra ciudad. Un ciudadano como yo y muchos más van a saber agradecer su intervención en todos estos temas que son de vital importancia para ciudadanía. Las localidades son: Colina Campestre(Calle 150 con Cra 58),Calle 134 entre Cra 7 y Boyacá trayecto que cubre un número importante de barrios, Cra 16 entre calles 80 y 76. Podría relacionar muchos más lugares, pero estos son algunos de los que presentan mayor deterioro. Espero que estas observaciones sean tenidas en cuenta por parte suya y su equipo de gobierno.
    Cordialmente
    Juan Manuel Acosta Rodriguez
    c.c 79230188 de Suba

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s