La inspiración de un hueco

Estuvimos trabajando de 10 am a 12:30 pm bajo un sol intenso y picante. Estuvo duro. Pero imposible no estar agradecidos con ese sol. Nada como un día soleado en Bogotá y mucho mejor si es domingo de Ciclovía. Además, la lluvia nos hubiera obligado a aplazar la actividad.

 Ese día, domingo 28 de octubre, todo se alineó para que el homenaje a Su Majestad el Cráter, solitario protector de los peatones en la zona, sucediera. Todas las fichas aparecimos: Yo con las pinturas y unos cuantos rodillos, el Grupo de Agentescultóricos (Colectivo de jóvenes diseñadores) con brochas, rodillos, tizas para demarcar y un batallón conformado principalmente de niñas- y un par de bacanes-, y la caravana de ciclistas de estudiantes de los Andes que llegó con thinner para rendir la pintura y otros cuantos materiales más.

 

Y así fue. De manera increíble, con un poco de imaginación y el trabajo de aproximadamente 20 voluntarios, nos pusimos a la tarea de invertir radicalmente el aspecto de este aterrador hueco y de todo lo que le rodea. Y vaya si se le dio la vuelta al feo. Un toque de expresión ciudadana aquí y allá, hizo su magia.

 

Al acercarse pueden ver como del hueco emanan figuras geométricas, que una por una, van dando forma al paso de cebra más colorido y artístico que se encuentre en Bogotá. Como el conocido juego de TETRIS. De las crisis aparecen oportunidades, reflexiones valiosas, nuevas amistades, miradas creativas a los problemas de siempre, inspiración.

El contraste entre el horrible hueco y el arte de la cebra creo que dicen mucho del lugar de dónde uno y otro se originan. La cebra es una expresión de ciudadanía activa que en primer lugar reclama mejores condiciones para el peatón. Lo hace con creatividad y con humor. Con ánimos de contagiar de ciudadanía a quienes pasan curiosos preguntando“¿Qué es eso? ¿Qué están haciendo? ¿Qué quieren decir?” Con intención de involucrarse y de involucrar a muchos más. Buscando que quienes transitan por la zona, entre estudiantes, profesores, la comunidad del barrio Fenicia, los policías al otro lado de la plaza, personas que suben los domingos a Monserrate, tengan un motivo para detenerse y observar el lugar, de conectarse con él, y de ser posible, se lleven alguno o varios de los mensajes que buscamos dejar.

 ¿Pero el hueco? ¿De qué nos puede estar contagiando un hueco como este? ¡Observen su tamaño!  ¿Qué mensaje nos envía a los ciudadanos? ¿Qué nos dice del funcionamiento del gobierno de la ciudad? ¿Capacidad? ¿Corrupción? ¿Cómo saberlo? ¿A dónde se van nuestros impuestos? ¿Cómo los administran? Lo invito a que responda estas preguntas en su cabeza.

La propuesta

¿Cuánto más llegará a crecer?

¿Cuánto más llegará a crecer?

 ¿Por qué no pensar en hacer de este espacio de la ciudad  un verdadero oasis, una zona ejemplar de respeto hacia el peatón? Difícilmente encontraremos un sector de la ciudad más propicio para esto; con una vocación peatonal tan evidente. Veamos:

Tenemos a las Universidades de los Andes y La Tadeo, también está el Eje Ambiental que termina conectándose con la 7ma peatonalizada –Universidad del Rosario-, y el peregrinaje a Monserrate. Está la estación de Transmilenio de Las Aguas y muy pronto la de Universidades. Por la zona pasa transporte público de buses y taxis. Y hay una enorme población flotante, que pensemos, podría trasladar los nuevos hábitos adquiridos en este experimento, al resto de la ciudad. Un lugar de resocialización a través del cual enseñamos cultura de respeto hacia al peatón para toda la ciudad (Acupuntura Urbana).

Hay que acondicionar la zona para que el peatón esté seguro y cómodo; con infraestructura y buena señalización, con el concurso de las autoridades -hay una estación de policía-, la participación de la comunidad universitaria, apostándole a una aplicación consistente de reglas de comportamiento y a estrategias innovadoras de pedagogía y nueva cultura ciudadana.

 Es injustificable que en una zona de una vocación peatonal tan obvia, con un volumen de peatones tan alto, el único elemento que calme el tráfico surja de la negligencia del gobierno de la ciudad y el abandono de su infraestructura física, y la inacción de ciudadanos y los actores del sector.  Es una zona que sin duda se merece un trato diferencial hacia el peatón. De verdadera prioridad.

 ¡Imagínese se concretara la propuesta….la cantidad de cosas positivas que habrán surgido de un pinche hueco!

¿Qué seguirá? Algo, por favor…

Gracias a: Agentescultóricos, bicipirata, El Ciclopaseo de los Miércoles, a los andes en bici, transeuntes, semana de la movilidad, miblogota

About these ads

6 Respuestas a “La inspiración de un hueco

  1. ….hay una enorme población flotante, que pensemos, podría trasladar los nuevos hábitos adquiridos en este experimento, al resto de la ciudad. Un lugar de resocialización a través del cual enseñamos cultura de respeto hacia al peatón para toda la ciudad (Acupuntura Urbana).

    Cuando empezamos Cultura Ciudadana fue en el cruce de la calle 19 con k 7. ! Y vaya si fue el lugar acertado!

    Nohemí Gonzalez, 72, en un foro ciudadano en Teusaquillo (13), clamaba con que no le taparan los huecos de la 46 desde k 16 a 20. Pues si lo hacian no podia volver a pasar con tranquilidad. En el ejercicio de autoridad de policia se me pedía autorizar reductores de velocidad (policias acostados) en vias internas y barriales. Estos dispositivos requieren un diseño y especificación autorizada por la autoridad de movilidad. El hueco ha sido inevitablemente un aliado del peatón. De la persona mayor, de la persona con capacidades especiales, de los niños, de los colegios. Es hora de hacer cuentas: amortiguadores y suspensiones versus vidas y lesiones evitadas. La cuenta puede estar a favor de las personas de a pie que somos la mayoría.

    Sigo con interes nuestro pendiente homenaje resignado a su majestad el peatón y nuestro aliado el HUECO bogotano, parte de nuestro paisaje urbano. Acción, acciones, reflexiones, etica.

    Un homenaje al niño que fue atropellado ayer en Venecia por un conductor cuyo pase de conduccion debió estar deshabilitado, y que no contó con un hueco aliado el viernes en la mañana del 9 de noviembre cuando iba a su colegio con su hermanita y quien resultó herida. Ah y a Nicol Cañon septiembre 11 de 2009, ka 7 calle 51.

  2. Nelson, muchas gracias por el comentario. La tragedia del niño Sebastián el viernes, mañana será el hijo de otra madre, lastimosamente reivindica el sentido de todo lo que se hizo con este hueco.

  3. Pingback: Guerra del Centavo ¿Cuántos niños más? | miBLOGotá: Pensando en una Mejor Bogotá

  4. Pingback: Las nuevas luchas ciudadanas | miBLOGotá: Pensando en una Mejor Bogotá

  5. Pingback: The Atlantic Cities toma nota del activismo urbano bogotano | miBLOGotá: Pensando en una Mejor Bogotá

  6. Pingback: Urban activists get creative for pedestrian safety in Bogotá, Columbia - RoadTrafficSigns Blog

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s