Reflexiones que Petro no debe desechar

La Carta de Renuncia de Daniel García Peña

Daniel García Peña, Foto obtenida de Revista Semana

Como lo podrán constatar en su carta de renuncia, es más que evidente el aprecio y respeto que Daniel García Peña, saliente Director de Relaciones Internacionales del Distrito, siente por el Alcalde Gustavo Petro. No es cualquier persona quien le está hablando en esta oportunidad. No es la “voz de la oposición” quien habla, mucho menos la “política del odio”. Aquí hay un gran afecto personal de por medio, una profunda convicción política en sus ideas –coordinador programático de su campaña presidencial– y una larga historia que los une -2do renglón para candidatura de 2002 a Cámara de Representantes-.

Por eso el valor de las palabras que le dirige al alcalde ¿Cuán intensamente habrá meditado García Peña la manera de salir? ¿Cuánto habrá deliberado sobre el tono y el sentido de sus palabras? ¿Cuánto habrá dolido la situación de su esposa, y cuánto duele apartarse del proyecto político por el que tanto trabajó y sacrificó? Si hay alguien que le ha apostado a Gustavo Petro y quiere verlo triunfar como alcalde de Bogotá, es él. (Ver entrevista en Semana).

Mal haría Petro en desechar o tratar ligeramente sus mensajes.

El siguiente aparte de su carta de renuncia me pareció de enmarcar. Yo del alcalde lo recortaría y me aseguraría de llevarlo a todas partes; me grabaría el mensaje. También son palabras, que bien leídas, nos hablan a todos. Ahí les va:

“No se trata sólo de buenos modales ni de cuestiones de estilos. En la política, las formas son de fondo. No basta con tener los principios correctos ni la razón científica. Un déspota de izquierda, por ser de izquierda, no deja de ser déspota. La democracia no es sólo un ideal sino que implica prácticas de respeto y solidaridad, especialmente cuando se trata del uso del poder al servicio de la transformación social. La repetida impuntualidad no es nada distinto a un profundo irrespeto por los demás. La política del amor no es sólo una bella frase, sino un profundo replanteamiento de la política.”

Se fue Navarro primero en silencio y ahora García Peña hablando claro y de frente. Dos bajas más que sensibles.

¿Hará el alcalde oídos sordos?

_________________

Finalmente, la solicitud de renuncia que Petro le hizo a la totalidad de sus secretarios, a los pocos días de haberse aprobado el Plan de Desarrollo Distrital al que le trabajaron duramente, es indefendible. Los ex funcionarios que recién despidió -incluida María Valencia, Ex secretaria de Hábitat y esposa de García Peña- cuentan que se enteraron de su salida a través de los medios de comunicación. No hubo siquiera una llamada, mucho menos un gracias.

Y así, lo que pudo haber sido una gran oportunidad para cohesionar un equipo y darle confianza -¡vaya si lo necesita!-, capitalizando una más que importante victoria colectiva, termina agriado y descompuesto en esto.

¿Ustedes qué opinan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s