La Teoria de las Ventanas Rotas III (Nueva York)

Bookmark and Share


Lo acontecido en la Gran Manzana es probablemente el estudio de caso más sobresaliente de una aplicación de sus postulados con resultados transformadores. En muy poco tiempo la ciudad de Nueva York vio caer a una velocidad realmente vertiginosa sus índices de criminalidad. Tras alcanzar sus niveles más altos en 1990 (2,245 asesinatos), de repente, los  índices de homicidio inician un declive violento, pasando de 30.7 por cada 100,000 habitantes en 1990 a 8.4 por cada 100,000 habitantes en el 2000.[1] Para el año 2005 Nueva York se ubicaría como la ciudad más segura entre las 10 más grandes de los Estados Unidos, y desde su pico en 1990, la tendencia siempre ha ido a la baja.

Wikipedia, Crime in New York City. Como si de la noche a la mañana a cientos de criminales sueltos se lo hubiese tragado la tierra.
Wikipedia, Crime in New York City. Como si de la noche a la mañana a cientos de criminales sueltos se lo hubiese tragado la tierra.

 Aunque no ha sido poca la polémica entre académicos y analistas alrededor del factor o grupo de  factores[2] que hicieron posible tan dramático cambio en tan corto tiempo, lo cierto es que detrás de la transformación urbana que tuvo lugar en Nueva York hubo un enfoque deliberado por parte de la administración de la ciudad y sus autoridades, desde aproximadamente mediados de los años 80, de apostarle a un nuevo estilo policial y cuidado de la propiedad pública siguiendo la filosofía de las “ventanas rotas”[3]. Se introdujo una política de orden público, basada en acentuar la importancia y atención dada al cuidado de asuntos y crímenes previamente ignorados por considerárseles de poca importancia.

Para comenzar, la administración de la ciudad focalizó todos sus esfuerzos en el tren subterráneo de la ciudad, siendo sus “ventanas rotas” a reparar, el grafiti en los  vagones entre 1984 y1990, y a partir de los 90, el no pago de la tarifa por sus usuarios y otros delitos menores o de calidad de vida (ya más adelante profundizaré al respecto).

Pero antes, ¿Por qué el subterráneo?

Cualquiera que haya estado en Nueva York comprende la centralidad del Subterráneo en la vida de la misma. Decir que es cómo su corazón no está fuera de la verdad. En las peores épocas de crimen y violencia de la ciudad, el tren era el fiel reflejo de lo que sucedía en sus calles; y hasta peor. Dominado por el caos y la anarquía, invadido por ampones  que atemorizaban a sus usuarios, donde muchas de las maquinas que cobraban la tarifa solían estar rotas y ciudadanos malos como buenos preferían no pagar, escenario habitual de robos, comportamientos vandálicos y crímenes violentos, grafitis  y basura por doquier, era el infierno traído a vida. Por lo mismo, así lo entendieron y decidieron sus autoridades, sería el lugar estratégico por excelencia desde donde se libraría la batalla simbólica por el cambio y renacer de Nueva York.

Si se sacaba del hueco al subterráneo, se sacaba del hueco a la ciudad.

Fue así como la administración enfiló baterías contra el grafiti de los vagones del tren, estableciendo un rigoroso sistema de control, que impedía que vagones grafiteados circularan y vieran la luz; y con la misma tenacidad, a partir de 1990, desde la llegada de Bill Bratton a la jefatura del NYC Transit Authority, contra el no pago de la tarifa por parte de los usuarios.  El control de grafitis estuvo en pie entre 1984 y 1990, al tiempo que se llevaba a cabo una multimillonaria renovación de todo el sistema de trenes. Para David Gunn, director del subterráneo, “el grafiti era simbólico del colapso del sistema”, y por lo tanto, en medio de su renovación, resultaba fundamental ganar la guerra contra este. De no ser así, la millonaria inversión terminaría en ruinas[4].

The graffiti epidemic displayed in full swing on this IRT train on the Dyre Avenue Line, September 1980. Photo by Steve Zabel, collection of Joe Testagrose. (http://www.nycsubway.org/articles/history-nycta1980s.html)

The graffiti epidemic displayed in full swing on this IRT train on the Dyre Avenue Line, September 1980. Photo by Steve Zabel, collection of Joe Testagrose. (http://www.nycsubway.org/articles/history-nycta1980s.html)


“Los años 80’s del subterráneo de la ciudad pueden resumirse como el período de “Jekill y Hyde.” A comienzos de la década se destacaba por tener los vagones más asquerosos, los grafitis más locos, las ruedas más ruidosas, y los pasajeros más raros. Hacia el fin de la década tenía vagones limpios, nada de grafitis, ruedas poco ruidosas—y los pasajeros más raros. (¡Está bien, 3 de 4 no está mal!) Cita obtenida de http://www.nycsubway.org/articles/history-nycta1980s.html 

Top photo, Doug Grotjahn, bottom photo, Steve Zabel, collection of Joe Testagrose. (http://www.nycsubway.org/articles/history-nycta1980s.html)
Top photo, Doug Grotjahn, bottom photo, Steve Zabel, collection of Joe Testagrose. (http://www.nycsubway.org/articles/history-nycta1980s.html)

En el caso del no pago del pasaje, se flexibilizó la sanción a sus infractores, no judicializándolos. Pero a cambio, se les realizaba un arresto más sutil consistente en esposarlos durante un par de horas a la entrada de las estaciones, que incluía una revisión de su historia criminal. Renuentes en un principio por tratarse de un crimen de poca monta, los policías cambiaron de opinión cuando se encontraron que un número alto de los infractores portaba armas, y otros cuantos registraban historias criminales que sí ameritaban arrestos. Con el mismo rigor se expulsarían borrachos  y se reprimirían otros comportamientos amenazantes de la paz y el orden dentro del subterráneo. La visibilización del castigo, un mensaje contundente para todos de la entrada en vigencia de estas nuevas políticas.

William Bratton
William Bratton

Lo realizado en el metro se replicaría para toda la ciudad a partir de 1994 con Rudolph Giuliani como alcalde, y el mismo Bratton, designado por el primero como Comisionado del Departamento de Policía de la ciudad (NYPD). A partir de entonces, las autoridades de la ciudad se volcaron agresivamente, como si fuera un mandato religioso, a sancionar crímenes menores o de “calidad de vida”.

 Sobre estas acciones centró Nueva York gran parte de su estrategia de transformación urbana. Así lo reconocen las principales autoridades de la ciudad, entre ellos Giuliani (1994-2001), quien más que haber sido el responsable de originar las políticas como suele pensarse, lo que hace es reforzarlas, extenderlas del metro a la totalidad de la ciudad, consolidarlas, y cobrar sus frutos.

Resumen

Es un enfoque que exige se le preste gran atención al aspecto físico de la ciudad, a su cuidado estético y ordenamiento urbanístico, y por otra parte, necesita sí o sí, de un esfuerzo proactivo de las autoridades policiales, con un sentido preventivo, de velar consistentemente por el buen comportamiento de las personas y el cumplimiento de las normas de convivencia. Requiere por lo tanto de un cuerpo de policía cercano a la gente y sus necesidades, e incluso podría afirmarse, que precisa no de más pero sí de mejor policía.

 En términos prácticos y corrientes estamos hablando de evitar por ejemplo basuras en la calle, vías en mal estado (huecos) o sin señalización, muros con grafitis, parques sin mantener, semáforos dañados, andenes destrozados, ventas ambulantes sin orden alguno, consumo de licor en las calles, carros estacionados en las vías, transgresión permanente de las señales de tránsito, personas orinando en espacios públicos, indigentes pidiendo limosna en semáforos con actitud intimidatoria, robos callejeros, y equivalentes de estos ejemplos. Todas son “ventanas rotas”, y por ende, potenciales propiciadores de más desorden, caos,  y eventualmente crimen.

Lecciones para Bogotá

  • El caos reproduce más caos, y éste a su vez inseguridad.
  • Para la convivencia en sociedad resulta fundamental educar de distintas maneras las diferencias entre lo público y el bien colectivo y aquello que es del fuero individual de cada persona. Hablamos de los espacios públicos, de la ley y los códigos de convivencia, del comportamiento de las personas, y del comportamiento de las autoridades llamadas a regular las conductas de la gente.
  • Una ciudad con espacios públicos ordenados así como infraestructura en buen estado tiene mejores posibilidades de lograr altos niveles de convivencia, efectivos procesos de integración de su sociedad y mejorar en general la autoestima de su gente.
  • A partir de intervenir y regular una zona  de la ciudad, se generaron una serie de externalidades positivas que eventualmente pueden alcanzar al resto de la ciudad.
  • Resulta indispensable contar con una policía cercana a los ciudadanos, consciente de sus necesidades y vigilante de garantizar y proteger su calidad de vida.
  • Para todo resulta fundamental un constante esfuerzo de regulación a través de  acciones simbólicas (Ej. graffiti y detención), pedagógicas, y aplicación estricta de la ley.
  • Las intervenciones urbanísticas no valen por sí solas. De no acompañarse de esfuerzos consistentes dirigidos a transformar mentes, a cambiar la cultura ciudadana, es probable que poco contribuyan en el largo plazo.
  • La efectividad de una estrategia de este orden requiere de gran disciplina y consistencia por parte de las autoridades policiales de hacer cumplir las más elementales normas de convivencia.

Recomendaciones sobre el tema:

Artículo Original

  • Broken Windows The Atlantic Monthly, George L. Kelling y james Q. Wilson

NYC Subway: un lugar vibrante en el que suceden cosas maravillosas, que ofrece arte, amable, un lugar de encuentro e integración de sus ciudadanos. Evidencia del cambio de la ciudad.  Video es filmado en los vagones del tren. Banda Atomic Tom (Take me out).

Bibliografía:

  • The Tipping Point, Malcolm Gladwell, Cómo Pequeñas cosas pueden hacer grandes diferencias 
  • Freakonomics, Steven D. Levitt y Stepphen J. Dubner 

Artículos relacionados:

Ejemplo de un castigo efectivo aplicado por la policía en Bogotá:

Alcantarillas=Ventanas Rotas=Trampas Mortales:

Otro ejemplo de Ventanas Rotas en Bogotá:

Puente Peatonal en pésimo estado (Kennedy y Fontibón) CazaNoticias RCN

Palabras del concejal Alfonso Prada para artículo sobre Proyecto de Ley del consejo de la ciudad que buscaba avalar los cerramientos.

Lo que nosotros necesitamos son espacios abiertos, espacios iluminados y limpios, donde la gente pueda encontrarse y pueda compartir“, afirma el concejal. “No hay nada que proteja más que un espacio abierto en donde la gente se encuentra, como la ciclovía, los parques, sitios que cuando son usados son más seguros que el resto de la ciudad. El cerramiento no garantiza seguridad, en cambio sí genera aislamiento social y por consiguiente, condiciones de inseguridad”.

“Claro que la comunidad debe defender sus intereses y creo que es a través del proceso de integración. Y cómo se defiende una comunidad: con cosas elementales. Reaccionando frente a la delincuencia con instrumentos de protección eficaces como alarmas o timbres conectados a la policía. Una comunidad no organizada es una comunidad más vulnerable. Esas mediadas no se logran en forma individual sino con la integración de la comunidad. Una sociedad segura es una sociedad integrada, una sociedad segura no es una sociedad de guetos”.

Artículo sobre cerramiento de parques en Bogota

Luz verde al cerramiento de los parques El Espectador,  Abril 2010 “La norma especifica que los cierres no pueden ser totales y deben garantizar el 90% de visibilidad del espacio público.”


[1] Freakonomics es uno de los intentos más conocidos por desvirtuar el impacto asociado de la aplicación de la teoría en la reducción del crimen en NYC. Sin embargo, el análisis omite por ejemplo que la introducción de las nuevas prácticas policiales antecede la alcaldía del Sr. Giuliani. William Bratton, jefe de policía nombrado por Giuliani en 1994, venia desempenandose como Jefe de la Autoridad de Transito de la ciudad, y por tanto, da continuidad a la estrategia. A la lectura de los hechos por parte de Levitt también se le han encontrado numerosos contra argumentos, igualmente desarrollados bajo el escudo y la “objetividad” de la rigurosidad académica/científica de otros economistas. Where Freakonomics Errs

[2] Aparecen en la discusión factores como: una reducción nacional en la venta ilegal de crack y caída de su precio –disminuyen las guerras entre pandillas y muertes asociadas a su venta y control del negocio-, fuerte crecimiento económico y por lo tanto menos desempleo, el envejecimiento de la población –menos hombres entre los 18 y 24 años, grupo responsable de la gran mayoría de los crímenes-, un sistema de justicia más severo, con penas más largas –menos criminales en las calles-,   una mayor aplicación de la pena de muerte, un aumento en el número de policías –aumenta 14% en USA en los 90’s[2], innovación en las prácticas de la policía, controles de armas, y legalización del aborto en los años 70’s [2].

[3] Sería el mismo Kelling, contratado como consultor de la ciudad a mediados de los 80, quien le insistiría a la ciudad el poner en práctica la teoría. The Tipping Point, Malcolm Gladwell.  

[4] Gran parte del recuento de los hechos se obtiene del capítulo que Malcolm Gladwell le dedica al tema en su libro The Tipping Point. Allí se recogen testimonios de varios de los responsables de la transformación de NYC. Entre ellos: David Gunn (Presidente NYCTA 85-89), William Bratton (Jefe NYC Transit Police Department 90-94 y Comisionado NYPD 94-96), Rudolph W Guliani (Alcalde  NYC 94-01)

About these ads

2 Respuestas a “La Teoria de las Ventanas Rotas III (Nueva York)

  1. A ponerlo en práctica. La teoría de las ventanas rotas me hace pensar un poco en lo que pasó en Barcelona cuando ganaron la Champions y la liga (4 veces lo viví). El cuento es que la gente aprovecha la muchedumbre, la invisibilidad de ser uno entre muchisimos para empezar a destruír todo, vitrinas, semáforos, fuentes, todo les encanta romperlo. Es decir, una venta rota resulta en todas las ventanas rotas del edificio, una persona que rompe algo oculta en la multitud resulta en muchisimas personas que empiezan a romperlo todo.

    un abrazo

  2. ps me gusta ke le presten atencion alo ke pasa en la ciudades y tambien lo mismo deven aser en otras partes donde se evidencia mucho el conflicto por falta de vias…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s