Archivo mensual: abril 2011

Dave Meslin (TEDxToronto): Antídoto contra la Apatía

Bookmark and Share


Dave Meslin hace una excelente reflexión alrededor de las razones que podrían explicar nuestra apatía como  ciudadanos en relación a temas de interés público.

  • ¿Somos estúpidos, o egoístas, o perezosos? ¿Por qué la apatía?
  • “A la gente SÍ le importa. Lo que pasa es que se encuentra con barreras y obstáculos.”
  • ¿Imagínense que el sector privado publicitara de la misma forma que lo hacen los gobiernos?
  • ¿Por qué no nos involucramos más en los asuntos de nuestro entorno?
  • ¿Por qué tantas personas son incapaces de verse a sí mismas como líderes?
  • ¿En qué consiste el liderazgo?

Estas son algunas de las preguntas que Dave intenta responder en esta breve presentación. Preguntas de enorme pertinencia para un contexto como el de la Bogotá de hoy, tan críticamente afectada por una pésima gestión de gobierno, pero que curiosamente, en el marco de tamaño desastre administrativo y de liderazgo, no ha producido respuestas o reacciones ciudadanas equiparables al creciente inconformismo de su gente.

A veces me pregunto ¿Si no nos mueve el estado actual de la ciudad, en medio de estos escándalos de corrupción, qué nos mueve?

¿Somos los bogotanos apáticos frente a la situación actual de nuestra ciudad? ¿Cuáles son esos obstáculos o barreras que frenan nuestra capacidad de participación? ¿Qué responsabilidad nos cabe como ciudadanos en el estado actual de las cosas?

¿Alguna idea de cómo facilitar y fomentar la participación de la ciudadanía en los asuntos de su barrio y su ciudad? ¿Posibilidades de hacerlo atractivo y hasta divertido?

¿Comparten los argumentos dados por Dave Meslin y su definición de apatía?

Personalmente creo que todos podemos ser agentes de cambio y que un modelo exitoso y sostenible de ciudad tiene que pasar obligatoriamente por el compromiso que individualmente hagamos de ser mejores ciudadanos, es decir, el cambio comienza por cada uno de nosotros.

Sobre TED.COM (Ideas Worth Spreading)

Muchos de ustedes ya deben conocer la iniciativa ted.com (Ideas que vale la pena extender/propagar). Una plataforma dedicada a la creatividad y a la innovación, al intercambio de ideas, al poder de la interdisciplinariedad, lugar de encuentro entre ciencia y arte, y todas las profesiones, fuente de inspiración. Muy recomendada. Una gran mayoría de las presentaciones cuenta con excelentes traducciones al español. Sigue leyendo

¿Moviliza tu paciencia? Bogotá en el hueco

Bookmark and Share

El caso de las obras de la calle 81 entre carreras 7ª y 9ª. Situaciones similares se presentan en toda la ciudad.

Nada más se moviliza por Bogotá en estos días

Nada más se moviliza por Bogotá en estos días

Durante buena parte del año 2010 la calle 81 entre carreras 7ª y 9ª estuvo completamente cerrada debido a una obra que por objeto tenía cambiar/renovar las tuberías del sector.  Es una zona residencial en la que también se encuentran algunos pequeños negocios (cafés, restaurantes, venta de muebles, ropa, otros).  La obra duró aproximadamente 1 año, tiempo en el cual residentes y establecimientos comerciales por supuesto sufrieron las incomodidades y la afectación a sus ventas a causa del cierre vial. Vecinos del sector señalan entre los perjuicios causados: afectación de la seguridad con algunos atracos ocurriendo en la puerta de los edificios, maquinaria invadiendo andenes y entradas de residencias, polvo y basura, rígidos horarios para entrar y sacar carros, entre otros. Adicionalmente, por ser la calle 81, una vía a la que desemboca un flujo considerable de vehículos provenientes de la Avenida 7ª, su cierre agravó la circulación vehicular de todo el sector, de por sí, ya bastante congestionado.  Todo suma.

Obras: Cll 81 entre Cr 9a y 7ª, Abril 2011

Obras: Cll 81 entre Cr 9a y 7ª, Abril 2011

Hasta este punto la situación es incómoda pero muy seguramente entendible y llevadera, sobre la base de una comprensión por parte de los ciudadanos afectados, de la necesidad cada cierto tiempo de que se realicen una serie de obras preventivas, así como de renovación y mantenimiento de la infraestructura de la ciudad. Al final, dirán los ciudadanos, todos nos veremos beneficiados, tendremos una calle más bonita, evitaremos problemas con la tubería, y residentes como negocios nos veremos beneficiados. Al fin y al cabo, a ello deben destinarse buena parte de nuestros impuestos ¿No es así?

Ahora bien. Sucede que a sólo unos 3 meses de haberse finalizado la obra y abierta nuevamente la vía, y cuando todo aparentaba volver a la “normalidad”, de repente, por motivo de más obras y reparos a lo hecho meses atrás, nuevamente cierre parcial de la vía (entre 9ª y 8ª) y anuncio de cierre total para la cuadra entre 9ª y 11 (Ver imágenes). Las obras están programadas para una duración de aproximadamente otros 7 meses. ¿Alguien puede explicar la lógica detrás de estas actuaciones? ¿No valdrá la pena que también se investiguen estas situaciones? ¿Cuánto le cuestan al erario público, a los contribuyentes, estos errores? Sigue leyendo

La Teoria de las Ventanas Rotas III (Nueva York)

Bookmark and Share


Lo acontecido en la Gran Manzana es probablemente el estudio de caso más sobresaliente de una aplicación de sus postulados con resultados transformadores. En muy poco tiempo la ciudad de Nueva York vio caer a una velocidad realmente vertiginosa sus índices de criminalidad. Tras alcanzar sus niveles más altos en 1990 (2,245 asesinatos), de repente, los  índices de homicidio inician un declive violento, pasando de 30.7 por cada 100,000 habitantes en 1990 a 8.4 por cada 100,000 habitantes en el 2000.[1] Para el año 2005 Nueva York se ubicaría como la ciudad más segura entre las 10 más grandes de los Estados Unidos, y desde su pico en 1990, la tendencia siempre ha ido a la baja.

Wikipedia, Crime in New York City. Como si de la noche a la mañana a cientos de criminales sueltos se lo hubiese tragado la tierra.
Wikipedia, Crime in New York City. Como si de la noche a la mañana a cientos de criminales sueltos se lo hubiese tragado la tierra.

 Aunque no ha sido poca la polémica entre académicos y analistas alrededor del factor o grupo de  factores[2] que hicieron posible tan dramático cambio en tan corto tiempo, lo cierto es que detrás de la transformación urbana que tuvo lugar en Nueva York hubo un enfoque deliberado por parte de la administración de la ciudad y sus autoridades, desde aproximadamente mediados de los años 80, de apostarle a un nuevo estilo policial y cuidado de la propiedad pública siguiendo la filosofía de las “ventanas rotas”[3]. Se introdujo una política de orden público, basada en acentuar la importancia y atención dada al cuidado de asuntos y crímenes previamente ignorados por considerárseles de poca importancia.

Para comenzar, la administración de la ciudad focalizó todos sus esfuerzos en el tren subterráneo de la ciudad, siendo sus “ventanas rotas” a reparar, el grafiti en los  vagones entre 1984 y1990, y a partir de los 90, el no pago de la tarifa por sus usuarios y otros delitos menores o de calidad de vida (ya más adelante profundizaré al respecto).

Pero antes, ¿Por qué el subterráneo?

Cualquiera que haya estado en Nueva York comprende la centralidad del Subterráneo en la vida de la misma. Decir que es cómo su corazón no está fuera de la verdad. En las peores épocas de crimen y violencia de la ciudad, el tren era el fiel reflejo de lo que sucedía en sus calles; y hasta peor. Dominado por el caos y la anarquía, invadido por ampones  que atemorizaban a sus usuarios, donde muchas de las maquinas que cobraban la tarifa solían estar rotas y ciudadanos malos como buenos preferían no pagar, escenario habitual de robos, comportamientos vandálicos y crímenes violentos, grafitis  y basura por doquier, era el infierno traído a vida. Por lo mismo, así lo entendieron y decidieron sus autoridades, sería el lugar estratégico por excelencia desde donde se libraría la batalla simbólica por el cambio y renacer de Nueva York.

Si se sacaba del hueco al subterráneo, se sacaba del hueco a la ciudad. Sigue leyendo

La Teoría de las Ventanas Rotas Parte II->Bogotá->Caos->Inseguridad

Bookmark and Share

 Una teoría epidemiológica del crimen. El crimen es contagioso.

Expuesta originalmente por George L. Kelling  y  James Q. Wilson en un artículo publicado en The Atlantic Monthly en 1982, y llevada a libro en 1996 junto con Catherine Coles bajo el título de Arreglando ventanas rotas: Restableciendo el orden y reduciendo el crimen en nuestras comunidades, la teoría sostiene que el caos reproduce más caos, y que éste, a su vez reproduce inseguridad. 

 Los autores afirman en su artículo que en el ámbito local “el desorden y el crimen suelen estar inextricablemente unidos, y tienen una relación de desarrollo secuencial.  Sicólogos sociales y policías suelen estar de acuerdo en que si se rompe una ventana de un edificio, de no ser reparada, muy rápidamente las demás ventanas también terminarán rotas. Lo cual es cierto para barrios buenos como para malos y deteriorados……. una ventana rota sin reparo es una señal de que a nadie le importa, y por tanto, romper otras cuantas no tiene costo alguno. (Además romper ventanas siempre ha sido divertido)”[1] 

 

Ilustración Artículo Original-Broken Windows-The Atlantic Monthly

Ilustración Artículo Original-Broken Windows-The Atlantic Monthly

 El anterior es un párrafo  que recoge ideas muy sencillas pero de enorme poder en términos de comprensión de cómo el comportamiento de las personas se ve tremendamente influenciado por dos factores, capaces de reproducir situaciones y comportamientos en las personas de manera contagiosa y viral, para mal o para bien: 1) el contexto de las cosas/las características de un lugar/el ordenamiento de un espacio, y 2) el comportamiento y las acciones de las otras personas. Sigue leyendo